Su navegador no acepta Javascript

« Volver atrás
José Alcaide Irlan

Alcaide Irlan, José
España

Seudónimos: Alcaide

Tipo de obras: Cómics

FIRMA ALCAIDE.jpg

JOSÉ ALCAIDE, EL DIBUJANTE OLVIDADO

Soy de los que compra la prensa diaria y me salto las primeras 20 páginas. Son muy aburridas. Que si Raxoy ( no Rajoy porque el galego la “x” la cambian por la  “j” para españolear. Por ejemplo “Caixa Galega”) que si Pérez Rubalcaba aquello, que si Mas es más que otros que si el extremeño va extreñido de caudales,etc.etc. m’aburren y mucho. Bueno, siguiendo lo que explicaba al principio, me salto las primeras 20 cansinas páginas políticas y este tiempo lo dedico a buscar historias de dibujantes por Internet. ¡Ah, amigos, Que descubrimiento!. Resulta que hay un periodista valenciano nacido en Córdoba, José María Varona, que hizo en1999 unas entrevistas al dibujante cordobés que después de publicar en “Flechas y Pelayos” allá en los años 40, le perdí el rastro. Se trata de José Alcaide Irlan, un dibujante con su estilo propio  inconfundible. En aquella época no existía eso de “este dibujante es de la escuela tal “. La mayoría de dibujantes tenían, como he dicho, su estilo propio que sin firma sabías quién era.

En la entrevista se habla de los dibujos originales de Alcaide que, según escribe, no tienen ni uno y los que tenía una maleta llena, le prendió fuego por aquello del desengaño (caso muy frecuente en dibujantes de edad avanzada que al verse olvidados totalmente deciden esto: suicidar sus dibujos originales).

Recuerdo a Alcaide en mi niñez cuando leía  “Flechas y Pelayos” publicados en los años cuarenta. Yo descubrí al dibujante en los años cincuenta. Existían unas tiendas denominadas “Penja i despenja” (cuelga y descuelga) donde los chavales íbamos a comprar tebeos y los mayores novelas  y ropa de segunda o tercera mano. Tebeos publicados que hacía un mes o una década, que fueron publicados,eso sí a precios tirados. También íbamos a los traperos que a veces tenían montones de ellos. Gracias a la pobreza de la mayoría de nosotros, los tebeos se podían comprar  a puñaos y, por fortuna, de entre esos lotes “conocí” a Alcaide.

Cuando pienso en que más de veinte años viajé por Andalucía vendiendo tejidos y que mi estancia en Córdoba era de más de ocho días, ahora me entero que Alcaide vivía allí, Me tiro de los pelos canosos que me quedan , por no tener la oportunidad de conocerle y regalarle un corte de traje como hice con el poeta Luis Rosales en Granada y al escritor José María Pemán en Cádiz, entre otros.

Exactamente me pasó con Pili Blasco. Durante quince años o más veraneé con mi familia en la Costa Brava, en Blanes (Girona). Casi a diario tomábamos café con el gran dibujante Alfons Figueras, que pasaba allí el verano,  y siempre hablábamos de dibujos originales, de tebeos  y de el excelente dibujante Joan G. Junceda, que vivió allí sus últimos días y que está enterrado en esta localidad, pero nunca salió a la conversación de que la hermana de los Blasco vivía en Blanes. Cuando me enteré, ésta ya había fallecido en 1992.
 
Ya lo sabéis, cuando leo la palabra “ dibujos originales” se me abre mi archivo cerebral grafopatológico y estoy seguro que en mis sótanos, (mazmorras como los llama el circunflejo publicista manresano de Manresa Josep Renalías i Guitart) seguro que encontraré unos preciosos dibujos originales hechos con una técnica de maravilla. Los he buscado con ansiedad, los he encontrado  y ahora mismo los tengo en mis manos temblorosas de emoción para escanearlos y mostrárselos a la hija Margarita Alcaide, a los magníficos periodistas Varona, Barrero y al mundo entero. Ya no os cuento más porque voy a dedicarle  esta web con los textos íntegros de las entrevistas que hizo el letrado José María Varona al artista José Alcaide Irlan y a la hija de éste Margarita, si es que el periodista me da su permiso, igualmente al “titán” Manuel Barrero,  director de tebeosfera.com que para el que escribe es una de las mejores páginas de tebeos que vuelan por Internet.

El permiso para reproducir o copiar el reportaje, lo pedí y a las pocas horas ya tenía el permiso tanto de Varona como de Barrero y además si no tenía bastante con ello, va y me informan que entre los mencionados y el dibujante cordobés Antonio P. Marrugat  consiguieron que en Córdoba exista la calle del “Dibujante Alcaide”. A ver si cunde el ejemplo y le dedican una calle en Caravaca de la Cruz (Murcia) al importantísimo Juan Martínez Buendía “Tínez” dibujante de TBO, ¡Eh! que ya sería hora ¿vale?.

Se despide el grafópata  que está orgulloso de haber atesorado los dibujos originales del dibujante Alcaide  que nació el 30 de octubre de  1913 y falleció el 15 de octubre de 2003.

El grafópata  Lluís Giralt.

La entrevista de Varona a Alcaide. Dice así:

ALCAIDE Y YO


“Soy un valenciano que nació en Córdoba en donde permanecí hasta los doce años, y en donde me sentí feliz y compenetrado con mi mundo de entonces y que yo recuerdo con mucho cariño, lo que permite traer constantemente a mi pensamiento que nací en Andalucía, de cuyo universo sigo sintiéndome parte.
Dicen que los niños vienen de París con un pan bajo el brazo, pero en mi caso yo llegué con un lápiz para dibujar y con la sensibilidad para estimar y admirar lo que otros dibujaban.
En mis primeros años de vida mi padre compraba el diario Córdoba, a donde, con avidez, yo iba a buscar las historietas de Pepe Carapato y de cómo éste pasaba el rato. De esta forma conocí a Alcaide, no físicamente, sino su obra, a través de la cual yo empecé a admirar al autor que se presentaba ante mí como algo grande, pero al mismo tiempo como algo etéreo que no estaba al alcance de mi mano.
Dejé Córdoba con toda mi familia hasta recabar en Valencia (después de residir un tiempo en Aragón), en donde nos instalamos definitivamente, me casé y en donde nacieron mis hijas y mis nietos, estudié una carrera, ejercí de profesor y también de hombre de negocios lo que me llevó a viajar por medio mundo, sin dejar por ello mi profesión de dibujante y sin dejar  por ello de darle a la pluma, a la que igualmente tengo afición.
Una vez instalado en Valencia conseguí colaborar en publicaciones como Jaimito, Fiesta Deportiva,Jornada, Levante, etc.,,  y más recientemente en otros medios , destacando principalmente lo hecho en Mini Diario de Valencia, en el diario Ya de Madrid y en la Golondriz, la sucesora de La Codorniz, en la que nos refugiamos los herederos de una especial época.
Después de salir de Córdoba y por mucho tiempo, recibíamos de cuando en cuando en mi casa de Valencia algún ejemplar del diario Córdoba con las historietas de Carapato que yo seguía repasando ávidamente, y que me recordaba mis buenos tiempos de niño en mi ciudad, cuando me divertía leyendo las cosas de Alcaide , a las que añadía todo lo que de él se publicaba en el semanario Chicos ( con el que colaboré con alguna cosilla en su última etapa), lo que me llevaba a aumentar mi admiración por este artista cordobés, al que yo seguía viendo en la lejanía casi como un ser irreal; casi de leyenda.

Pasado el tiempo, mucho tiempo, la figura de Alcaide se fue diluyendo en mi mente, hasta que un día y con motivo de un encuentro en un congreso de humor en Alcalá de Henares, coincidí con el abogado y dibujante andaluz Carlos Villanueva “Carlos” (parece que esto de la profesión compartida es una constante en los humoristas gráficos), el cual al enterarse de mi origen cordobés, me invitó a participar en una magna exposición que se estaba preparando de artistas gráficos andaluces del pasado y del presente, mientras me decía: ”¡Hombre me vienes bien por que de Córdoba no tenemos a nadie!” “¿Cómo que no tenéis a nadie? le contesté…y Alcaide ¿qué?” “ ¿Alcaide?” pareció dudar… “Sí, sí Alcaide… probablemente el dibujante de historietasmás importante que haya dado Córdoba y uno de los más importantes de Andalucía.” Le hice recordar pero no teníamos nada de él, aprovechamos una pequeña reseña y unos dibujos recordatorios de su obra publicados en la Golondriz, los cuales ampliamos, y a falta de otra cosa es lo que apareció en la exposición acompañado de mis dibujos, con lo que así fuimos dos (¡qué honor para mí!) y no uno los que estuvimos representando a mi querida Córdoba.
Fui invitado a acudir a la inauguración de la exposición itinerante cuya primera etapa fue Algeciras y, una vez con Carlos, juramos localizar a Alcaide, lo que fue conseguido por él en un tiempo corto. Por eso, antes de regresar a Valencia decidí pasar por Córdoba a saludar a la numerosa familia que allí tengo, y de camino, entrevistarme con mi admirado Alcaide al que llamé por teléfono y que de inmediato mostró mucho interés en recibirme.
Una vez en mi tierra de origen, tomé un taxi y me fui al Barrio del Naranjo en donde él me esperaba. Fue un encuentro grato y emotivo, por fin me hallaba delante del maestro casi sin saber qué decir, y él por su parte se sentía feliz, porque alguien- y además del oficio- se acordaba de su persona después de un periodo, que a su juicio, había permanecido casi totalmente olvidado.
Le hablé de la exposición  de Algeciras, con la que empezábamos a hacerle justicia al rescatar su recuerdo, lo que le llenó de Alegría. Él me hablaba y se quejaba del tiempo en que prácticamente nadie se había acordado de él. Aquello le había llevado, en un arranque de mal humor, a tirar una maleta que tenía repleta de originales y de cosas suyas, situación que nos dejaba a los que queríamos que su obra fuera conocida sin materia prima para futuros acontecimientos. Lo entendimos todos así, pero la cosa ya no tenía remedio.
Al encuentro también acudió Margarita su hija, la cual se mostró emocionada, contenta y agradecida por el interés que unos colegas estábamos demostrando por su padre y su abundante trabajo.
Volví a Valencia pero no por ello perdí el contacto con él y con Margarita. De cuando en cuando hablaba con ellos por teléfono, le mandé las fotos que nos hicimos, la felicitaba las pascuas, le mandaba alguna cartita de ánimo y le decía que quería ir de nuevo a Córdoba para velo de nuevo y hacerle una entrevista. Pasó el tiempo, no fui a Córdoba y Margarita me dijo que su padre se había ido deteriorando y que por ello tuvo que ser internado en una residencia de ancianos. Como pasaban los meses y no deseaba que el recuerdo de Alcaide quedara en el olvido, y a  falta de una entrevista hice una crónica-con foto incluida- con un resumen de la vida de Alcaide que muy gentilmente me publicó “Mini Diario” (el medio donde colaboro de forma habitual), y que yo envié a posteriori a Margarita acompañada de una carta de ánimo para su padre, lo que fue motivo de alegría para él (Margaritale llevó mi crónica enmarcada), y también de admiración por parte de sus compañeros de residencia, “por que Alcaide era un señor que salía en los periódicos”.
Como entendíamos que Alcaide era merecedor de un homenaje por parte de su Córdoba nata, cogí la página del periódico y escribí una sentida carta a Doña Rosa Aguilar alcaldesa de Córdoba (a la que conocí y traté en Madrid cuando era diputada en Cortes), hablándole del tema. En este asunto estaba, cuando Margarita me llamó por teléfono para decirme que su padre había dejado de existir en la madrugada del 15 de octubre último, cuando estaba a punto de cumplir los noventa años.

Esta triste noticia nos dejó muy apenados pero no acabó con nuestro deseo de hacerle un homenaje: habíamos llegado tarde a un reconocimiento en vida, pero todavía podíamos hacerle el homenaje póstumo.
Doña Rosa se tomó interés y encargó al Sr. Ceballos jefe de su gabinete para que tomara cartas en el asunto, el cual me llamó y al que tuve que comunicar que Alcaide acababa de fallecer. Lamentó la noticia pero enseguida pensó en un homenaje póstumo, con dedicación de una calle a su nombre incluido. Comuniqué a Don Alfonso Ceballos que pensaba trasladarme a Córdoba para hablar con ellos del asunto.
Como parte de ese homenaje hice una entrevista a Margarita que se publicará como es habitual en “Mini Diario”, y también en la revista “Tebeosfera” como parte de un extenso trabajo que aparecerá en dicho sitio web y que ha coordinado su director, el periodista sevillano, Manuel Barrero, muy interesado en que la obra de Alcaide reconozca y para que de una vez, el trabajo de este artista deje de ser el gran olvidado.
Un grupo de colegas, entre los que están el propio Barrero, Carlos Villanueva y el dibujante cordobés y profesor al mismo tiempo Antonio Povedano  Marrugat, junto con el Ayuntamiento de Córdoba, seguimos con el deseo del Homenaje, en el que estará, aparte de la dedicación de una calle, una exposición con cosas de Alcaide y otra exposición con dibujos originales alusivos a su persona, realizados por colegas todavía en activo. En ello estamos y mientras esto llega sólo nos toca dirigirnos a Alcaide, que ya nos contempla en la otra vida, para decirle: Alcaide, hermano, compañero de oficio...¡descansa en paz!”


GALERIA  DE FOTOS

Foto 1.-Foto de Alcaide aparecido en Almanaque “Mis Chicas para 1948” (diciembre de 1947) aquí el dibujante contaba 34 años.

Foto 2.-Foto del 12 de diciembre de 1999, en la que aparecen Margarita Alcaide y José Alcaide. En el centro, el periodista José María Varona. (© Varona&Tebeosfera ).

Foto 3.-Alcaide en el portal de su casa en el barrio cordobés “El naranjo” en 12 de diciembre de 1999 (© Varona &Tebeosfera ).

Foto4.- La mayoría de historietas de Alcaide eran realizadas con el sistema “pluma-color” donde el fotolito negro era el mismo original dibujado sobre papel vegetal a  la tinta china negra. Para el color, el dibujante lo pintaba aparte para que el grabador hiciese la tricromía (azul, amarillo y magenta o rosa). Los dibujos originales de la historieta “Aventuras de Polito y Paco el minero” fue dibujada para “Pelayos” (la revista aún no se habían fusionado con “Flechas”) y publicada en el número 77 de 1938.
   
Foto 5.-Otro dibujo original “pluma-color” de Alcaide donde aparecen el pluma a la izquierda y el color a la derecha. Se trata de otra historieta de “Aventuras de Polito y Paco el minero” …

Foto 6 …donde con la foto 5 se muestra el “despiece” de la historieta de Alcaide. Al lado del original “pluma-color” montado, vemos
una prueba de compaginación donde el “jefe” no le gustó la historieta y escribe “ Dejar este dibujo. Sustituir por un dibujo que tiene un elefante” por tanto este original  no se publicó , como apunta, en el número  66 de “Pelayos” de 1938.

Foto 7.- Un original de Alcaide con la técnica habitual (papel de “barba” blanco y plumilla a la tinta china negra) . Fue publicado en el número 58 de “Pelayos” del 30 de enero de 1938.

Foto del 8 al 23.- Dibujos originales del lápiz y el color del cuaderno de 16 páginas de los personajes de Alcaide, “Polito y Paco el minero, detectives”, como verá el grafópata el título fue cambiado por “La bruja del Castillo” así mismo el color de las camisas de los personajes. Ver el escrito a mano “¡ Ojo! Cambiar el color de las camisas por azul”. Para los grafópatas jóvenes  que no lo saben, la camisa azul era un atuendo de los falangistas. Como se verá, y es una lástima, no pude recuperar las páginas “pluma”, es decir el negro. Se muestra los originales del color y blanco y negro. ¿Por qué no son todas en color? pues por motivos técnicos de las gráficas. Por ello podemos ver que las páginas: 1 (Portada),4,5, 8, 9, 12,13 y 16 (dorso contraportada) son en color y las 2, 3 ,6, 7, 10, 11, 14 y 15 en blanco y negro.  Aunque me quejo de que me faltan los “plumas”, creo que soy un afortunado con el tesoro de los originales del resto de la publicación.   

Foto 24.- Montaje de una página central de “ Almanaque Chicos paras 1946”, diciembre de 1945, con las caricaturas de los “Redactores y Dibujantes de Chicos” realizadas por Alfons Figueras que se autocaricaturiza al pie de página resoplando por el enorme trabajo realizado.    

Foto 25.- Foto de la placa de la calle de Córdoba dedicada al dibujante José Alcaide Irlan. (por medio de tebeosfera, conocí a Antonio Povedano Marrugat)  que me la mandó. “Cenkiu”.

*** (INSISTO) A ver si de una puñetera vez, la casa consistorial con sus políticos de Caravaca de la Cruz (Murcia) dan ejemplo y le hacen también un homenaje o le dedican una calle al celebérrimo dibujante de TBO, Juan Martínez Buendía “Tinez” que nació en esta población en 1893.¡A ver si os despabiláis que  ya toca, cono!.

Foto 26.-En el “Almanaque Agromán para 1962”  me sorprendió ver una página de Alcaide.. El dibujante, como 56 más, optaban por la “Paleta Agromán”, una empresa constructora madrileña que, si mal no recuerdo, daba un premio de 25.000 Ptas. al ganador. ( En los años 60 con esta cantidad tenías pagada la cuarta parte de un piso) .Que los grafópatas no crean que concursaban dibujantes de “pacotilla” sinó lo mejor de lo mejor de la época, como por ejemplo Benejam, Urda, Conti, Cuesta, Quique, Galindo, Serafín etcétera, etcétera. Me sorprendió Alcaide pues había cambiado el estilo incluso la firma la había modernizado. De “Pelayos” a  “Agromán” habían pasado 25 años. Sinceramente me gustaba más la sencillez de sus inicios. Pero gustos son gustos.

Foto 27.-Caricaturas del grupo “Hombres intrépidos” comentando la página de Alcaide en el restaurante “Cal Jo” de Manresa de izquierda a derecha del que mira, vemos a Joan Porredon (sin acento ni burbujas), en el centro el que escribe y con porrón en la mano el autor del original, el circunflejo publicista manresano de Manresa, Josep Renalias i Guitart, “Rana” para los amigos.
 
© The enormous Giralt/grafopata’s archives of tebeos, books & original draws.


Imágenes

alc1.jpg
Foto 1
alc2,jpg
Foto 2
alc3.jpg
Foto 3
alc4.jpg
Foto 4
alc5.jpg
Foto 5
alc6.jpg
Foto 6
alc7.jpg
Foto 7
alc8.jpg
Foto 8
alc9.jpg
Foto 9
alc10.jpg
Foto 10
alc11.jpg
Foto 11
alc12.jpg
Foto 12
alc13.jpg
Foto 13
alc14.jpg
Foto 14
alc15.jpg
Foto 15
alc16.jpg
Foto 16
alc17.jpg
Foto 17
alc18.jpg
Foto 18
alc19.jpg
Foto 19
alc20.jpg
Foto 20
alc21.jpg
Foto 21
alc22.jpg
Foto 22
alc23.jpg
Foto 23
alc24.jpg
Foto 24
alc25.jpg
Foto 25
alc26.jpg
Foto 26
alc27.jpg
Foto 27